viernes, 5 de marzo de 2021 Actualizado a las 21:54

Director del CEP dice que "ese fue un mensaje muy importante del ministro"

Harald Beyer aplaude lápida de Burgos a la Asamblea Constituyente: estaba la sensación "de que se podía desbordar la institucionalidad a través de atajos"

por 25 julio, 2015

Harald Beyer aplaude lápida de Burgos a la Asamblea Constituyente: estaba la sensación
"Deja un elemento de la desconfianza, que es tener la sensación en algún momento de que nada tenía orilla y que se podía desbordar de alguna forma la institucionalidad a través de atajos. Esa puerta quedó cerrada", afirmó.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El director del Centro de Estudios Públicos, Harald Beyer, aplaudió el anuncio que formuló el ministro del Interior Jorge Burgos respecto  que la Reforma Constitucional no se materializará durante el presente gobierno y que será un proceso "sin atajos", con lo que cerró la puerta a la posibilidad que se conforme una Asamblea Constituyente.

A juicio del destituido ministro de Educación, se trata de una señal para mejorar la confianza y despejar el temor a una crisis de la institucionalidad.

"Deja un elemento de la desconfianza, que es tener la sensación en algún momento de que nada tenía orilla y que se podía desbordar de alguna forma la institucionalidad a través de atajos. Esa puerta quedó cerrada. Siempre había estado todo esto muy en el aire y hoy día quedó definitivamente cerrada. Creo que ese fue un mensaje importante del ministro Burgos", afirmó en una entrevista publicada este sábado en el diario El Mercurio.

Beyer también analizó el concepto de "realismo sin renuncia", esgrimido por la Presidenta Michelle Bachelet para describir lo que será el denominado segundo tiempo de su gobierno, donde dejó claro que no podrán implementarse todas las reformas anunciadas al inicio de su mandato, entre ellas, la gratuidad universal de la educación superior.

"Creo que el Gobierno y la Presidenta hicieron un análisis de que su agenda estaba perdiendo popularidad de manera acelerada y, al mismo tiempo, venía una situación económica que se iba a complicar. Entonces la Presidenta, en un acto de valentía, hizo un giro y el realismo sin renuncia de alguna forma interpreta ese giro. La Presidenta hizo primero el cambio de gabinete, después un reconocimiento de que su agenda, más que el programa, estaba siendo rechazado. Había perdido al grupo medio de una forma impresionante, en muy poco tiempo lo perdió completamente, y después comenzaron a sumarse los de bajos ingresos, donde estaban sus fortalezas más claras", indicó.

Sin embargo, advirtió que "ahora, al giro del gobierno le falta contenido y eso es lo que uno está esperando del nuevo gabinete. Ha sido lento, se ha demorado mucho en esta negociación que está haciendo en la Nueva Mayoría y que, probablemente, se zanje en su cónclave. Faltan más señales en el ámbito económico, educacional. Eso aún no se produce".

Su análisis es que "estamos en una crisis política, no cabe duda, pero motivada por una crisis de confianza, y los gobiernos presidencialistas son malos para salir de las crisis políticas porque no hay una separación entre el Jefe de Estado y el jefe de Gobierno. La Presidenta es Jefa de Estado, pero también es jefa de la coalición, entonces no es tan fácil hacer el cambio porque ella estuvo muy marcada con una agenda, decidió corregirla y hacer ese cambio genera vacíos de liderazgo, que es un poco lo que estamos viendo. La Presidenta no tiene ninguna posibilidad de recuperar sus atributos personales en esta situación, entonces, la única forma es cambiar un poco la agenda. Y eso obliga a avanzar rápido, por ejemplo, en corregir la reforma tributaria".

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV