martes, 26 de marzo de 2019 Actualizado a las 23:56

Lavín no logró imponerse a joven concejal y se bajó de la carrera municipal

Santiago: la encuesta que le explotó en la cara al piñerismo y prende las alarmas en la vieja guardia

por 21 julio, 2016

Santiago: la encuesta que le explotó en la cara al piñerismo y prende las alarmas en la vieja guardia
Los resultados de la encuesta que realizó la empresa IPSOS, a petición de la UDI y RN, en la comuna de Santiago fueron entregados el lunes a las directivas de los respectivos partidos, pero estos los guardaron bajo siete llaves, porque como las cifras no eran lo que algunos –puntualmente Piñera, Lavín y el gremialismo– esperaban, comenzaron los telefonazos, las reuniones y, sobre todo, las negociaciones para buscar una salida adecuada.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Joaquín Lavín ya no es el de antes y eso quedó demostrado ayer, cuando la UDI y RN finalmente optaron por reconocer públicamente que la encuesta que se realizó para elegir a la carta que disputaría el sillón de la emblemática Municipalidad de Santiago, arrojó un inesperado empate técnico entre el ex ministro y el concejal Felipe Alessandri.

Un balde de agua fría para el otrora presidenciable gremialista, pero también para Sebastián Piñera, a quien le fracasó rotundamente la operación política que impulsó para instalar a su ex colaborador en candente competencia por destronar a la alcaldesa PPD, Carolina Tohá.

“Es evidente que Piñera quería que fuera Lavín, lo impuso, lo apoyó, trataron de dilatar lo más que pudieron la decisión”, sentenció un alto dirigente de RN, una vez que el ex ministro UDI anunció públicamente –a través de su cuenta de Twitter– que daba un paso al costado en la carrera por la alcaldía de Santiago.

Los resultados de la encuesta que realizó la empresa IPSOS, a petición de la UDI y RN, en la comuna de Santiago fueron entregados el lunes a las directivas de los respectivos partidos, pero estos los guardaron bajo siete llaves, porque como las cifras no eran lo que algunos –puntualmente Piñera, Lavín y el gremialismo– esperaban, comenzaron los telefonazos, las reuniones y, sobre todo, las negociaciones para buscar una salida adecuada.

Desde ese mismo lunes circularon dos versiones y ninguna era buena para Lavín.

Una decía que Alessandri le ganaba en la encuesta y, en la otra, que es la que finalmente se asumió ayer públicamente, consignaba que existía un empate técnico entre ambos, ya que si bien el ex ministro de Piñera ganaba, la distancia era ínfima, de un punto, muy por debajo incluso del margen de error de la muestra. Aunque estas son versiones, pues no habrá transparencia para mostrar el instrumento.

Así, la UDI y RN llegaron al día martes en conversaciones permanentes, en las cuales se definió que al día siguiente se debía informar públicamente de los resultados, dado que ya se sabía que la encuesta estaba entregada.

“Lo golpeó mucho, Lavín esperaba otro resultado”, aseguraron ayer en la derecha.

Eso, explicaron, porque no solo empató con un concejal de bajo perfil político como Alessandri, en contraste con su trayectoria nacional como alcalde, abanderado presidencial y ex ministro, sino que además la encuesta arrojó que hasta ahora ninguno le ganaba a la alcaldesa PPD, pero que la derecha es más competitiva y con más opciones, un 50%, de ganar a Tohá, si el candidato era Alessandri.

Después de dos intentos presidenciales fallidos y una carrera senatorial en la V Región perdida, ir a pérdida en Santiago, donde fue alcalde, no era una opción viable para uno de los fundadores del gremialismo.

A la hora de los análisis, en RN aseguraron que a Lavín le jugó en contra el “exitismo” con el que impuso su candidatura en Santiago, alentado por el resultado que obtuvo la UDI en las primarias legales del 19 de junio, donde –a pesar de la baja participación general– no sufrió un desfonde político como se auguró en un momento como efecto del caso PENTA, sino que se mantuvo como el principal partido de la derecha.

En la oposición se prendieron las alarmas de lo sucedido con esta encuesta y hay varios que ya advierten que la principal conclusión que se evidenció con lo sucedido en Santiago es “un daño real a los liderazgos tradicionales” y que, por lo mismo, “la vieja guardia no está prendiendo ante la gente”.

La mano de Piñera

Fue precisamente después de las primarias legales que Lavín irrumpió en Santiago. La ex ministra Cecilia Pérez –también vía Twitter– desestimó competir en esa comuna y dio sus mejores deseos a Alessandri y Lavín, después de lo cual solo fueron horas para que el timonel UDI, Hernán Larraín, confirmara que le había pedido a una de sus figuras más emblemáticas competir.

La noticia cayó como piedra en RN y cuestionaban que el ex Mandatario impusiera un candidato. Era comentario en el partido que Lavín “pasaba metido en las oficinas de Apoquindo 3000”, que había estado reunido tras las primarias en el cuartel general de Piñera en Avanza Chile, analizando el resultado de dichas elecciones y para nadie fue un misterio que fuera Pérez quien lanzara la noticia: la ex vocera es una de las colaboradoras más estrechas del ex Presidente y es parte de su núcleo duro junto al ex ministro Andrés Chadwick.

Cuando el timonel UDI, Hernán Larraín, confirmó ese día la disponibilidad del ex ministro, muchos en la derecha recordaron que Lavín un mes antes en Revista Qué Pasa había dado una extensa entrevista en la que dejó en claro hacia dónde terminará inclinándose la balanza presidencial del gremialismo el 2017: “Mi opinión personal es que el candidato natural de la UDI es Sebastián Piñera y todo lo demás es música (…) creo que él es quien tiene más posibilidades de ganar la próxima elección, obviamente a través de primarias, pero creo que esas primarias serán como las de Bachelet, Claudio Orrego y Andrés Velasco. Y hoy cuando yo recorro Chile toda la gente me habla de Sebastián Piñera”, sentenció.

En la oposición se prendieron las alarmas de lo sucedido con esta encuesta y hay varios que ya advierten que la principal conclusión que se evidenció con lo sucedido en Santiago es “un daño real a los liderazgos tradicionales” y que, por lo mismo, “la vieja guardia no está prendiendo ante la gente”.

Favor con favor se paga, reza el dicho popular, y semanas después vino el “dedazo” en  Santiago que molestó a RN, al punto que llevó a la Alianza a una nueva disputa pública con el gremialismo, al grado de que el presidente del partido, Cristián Monckeberg,  golpeó la mesa esa semana: “He instruido al secretario general, Mario Desbordes, que notifique la suspensión por parte de RN de la realización de encuestas, por las irregularidades y alteraciones a las que han sido objeto”.

La derecha ayer trató de dar señales de normalidad y sobre todo una salida digna del escenario al ex ministro. Así, poco más de una hora después del anuncio de Lavín por redes sociales, Larraín y Monckeberg dieron una conferencia de prensa conjunta en el Congreso como señal de unidad, en la que el timonel UDI afirmó que "en el escenario en que Felipe Alessandri resulta tan competitivo como él (Lavín), ha decidido dar un paso al costado en una señal de unidad, de generosidad política que tenemos que aplaudir (...). Quiero valorar públicamente el gesto de dar un paso al costado de Joaquín Lavín, habiendo tenido los antecedentes de haber podido ser él el candidato, y dar el paso a un candidato joven".

Mismo tenor las declaraciones de su par RN, que agradeció el gesto de Lavín, "que ha tenido una historia gigante dentro de la política, y por otro dar un ánimo y entusiasmo, y un impulso y apoyo total a la candidatura oficial de Chile Vamos en Santiago que es Felipe Alessandri".

En la derecha dijeron ayer que Piñera trataría de aminorar el golpe, que como es su estilo “igual tenía fichas puestas en la opción de Alessandri” y que la cercanía que tienen, ya que el concejal trabajó en La Moneda en su administración, es garantía de que el ahora candidato oficial de Chile Vamos por Santiago no cobre, ni pública ni privadamente, ninguna factura al ex Mandatario por querer sacarlo de carrera.

El botón de muestra son las declaraciones que ayer dio un sonriente Alessandri: “Obviamente que la forma no fue la más prolija, pero hoy tenemos que mirar hacia adelante, y yo necesito a Joaquín Lavín en mi equipo porque su experiencia es muy valiosa y el llamado que le hago es a que nos sumemos y a que ganemos Santiago juntos".

Ni tan tranquila

Cuando en junio se anunció la disponibilidad de Lavín para ir por Santiago, en el oficialismo todos se pudieron nerviosos y en La Moneda confesaban que la señal de la derecha era clara, que la UDI había olido la debilidad política que afectaba a la alcaldesa Tohá, que enfrenta los flancos permanentes de las tomas de los colegios emblemáticos, la molestia de los locatarios y vecinos por los desmanes de las marchas estudiantiles y, sobre todo, los coletazos por los dineros que llegaron al PPD desde SQM cuando ella dirigía el partido.

Había preocupación en esos días, especialmente en el Gobierno, considerando la condición de emblemática que tiene la alcaldía de Santiago. Una derrota ahí eclipsa el resto de los resultados la noche de las elecciones municipales y aunque la Nueva Mayoría saque más votos que la derecha, sin el balcón de dicho municipio, en Palacio asumían que sería bien difícil poner la bandera de la victoria ese día.

Un par de semanas después de la arremetida de Lavín, los sondeos que se manejaban en el oficialismo mantenían una superioridad de Tohá sobre la derecha, pero no era apabullante y, casi como un mantra, comenzó a repetirse  en La Moneda y la Nueva Mayoría que “Santiago no puede perderse”.

En el entorno de Tohá se definió entonces que la mejor fórmula para enfrentar a Lavín era apostar por mostrar su gestión, poner sobre la mesa los reconocimientos internacionales, contrarrestar sus logros, explicaron, con el “legado” del ex alcalde UDI en la comuna, que se resumen en la venta de las aguas, una playa artificial y los botones de pánico.

A pesar de la impronta política de la marca Lavín, el diagnóstico interno entre los cercanos a la alcaldesa PPD esas semanas apuntaba a que era considerado más riesgoso enfrentarse con Alessandri que con el ex presidenciable, porque el concejal RN –añadieron– tiene un trabajo territorial fuerte que lo avala y lo sustenta. Dados los últimos acontecimientos en la derecha y el resultado de la encuesta IPSOS, en RN reconocieron que “era acertado el análisis del equipo de Tohá, no estaban para nada perdidos”.

El desafío de la alcaldesa PPD es tratar de mantener la superioridad en las encuestas ahora que la derecha tiene un candidato único que la enfrenta.

"Yo creo que Carolina Tohá es absolutamente ganable, así lo demuestran las encuestas y uno lo siente en la calle (…) la alcaldesa ha politizado el municipio completo, se lo tomaron como un botín político, y tienen trabajando a medio PPD", concluyó triunfante Alessandri anoche.

En esa tarea de retener la alcaldía, aún no hay claridad del impacto real que tendrá la vinculación con el caso SQM en su campaña, ya que si bien el escenario en este punto –destacaron en la colectividad– está más calmado y la jefa comunal públicamente dio explicaciones y aseguró que no estaba en conocimiento respecto a de dónde provenían esos recursos para el partido, es un misterio cuánto daño le hará a la hora del recuento de votos en octubre.

Entre quienes conocen a la alcaldesa, aseguran que ese episodio la tuvo muy mal, estuvo muy afectada, la golpea en su fuero más íntimo que se ponga en tela de juicio su ética, su honestidad, que saquen a colación a su padre muerto tras el golpe militar de 1973 y, por lo mismo, el objetivo es poner el foco en su gestión, en el sello edilicio más que en el político.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV