martes, 15 de octubre de 2019 Actualizado a las 07:22

Revolución Democrática es el partido más fortalecido de la nueva fuerza

Mira de quién te burlaste: Beatriz Sánchez y el Frente Amplio se quedan con la llave de la segunda vuelta

por 20 noviembre, 2017

Mira de quién te burlaste: Beatriz Sánchez y el Frente Amplio se quedan con la llave de la segunda vuelta
La noche del 19 de noviembre quedará marcada en la retina del frenteamplismo, los “niños”, “los hijos de”, esta nueva fuerza que secciona en tres el panorama político del país se consolidó “en las grandes ligas” y alcanzó el 20% en las presidenciales, además de una bancada de 20 parlamentarios, que logra trazar un futuro para el joven conglomerado, que también será clave para la segunda vuelta y la sobrevivencia de la Nueva Mayoría. Un panorama de festejo y nuevos sueños que ve con distancia el sector más de “izquierda” del FA, que se habría quedado con una escasa representación parlamentaria ante la “hegemonía de RD”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Voy a disfrutar todo el día, esto es inusual para mí”, con esta frase la candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, vaticinó una noche de domingo llena de luces, fulgor y una pulsión vibrante, que cubría cada rincón del comando frenteamplista, ubicado en “Sara del Campo”, un pequeño pasaje a pasos del cerro Santa Lucía, que fue testigo de una hazaña que pocos creían posible.

Con más de un 20% en la primera vuelta presidencial, Sánchez dejó atrás los vaticinios de las encuestas, que nunca le dieron más de un 15%. “Dónde está ese oráculo de la CEP, borrándonos del mapa, dónde están las otras encuestas que decían que estábamos fuera”, vociferó con fuerza la candidata frenteamplista, frente a cerca de mil personas que gritaban eufóricas, mientras hacían flamear las banderas verdes, lilas y rojinegras, aglomeradas frente al pequeño escenario que colindaba con calle Carmen.

“Yo mañana quiero una explicación de estos que se creen los dueños de Chile”, sentenció la periodista, mientras una ola de gritos llenó el lugar, tal como si la barra brava del FA estuviera en un concierto de rock.

El “porcentaje fue una sorpresa mancomunal, nosotros no esperábamos más de un 12% o 15%, lo que ya era muy bueno”, sincera un miembro del comando de Sánchez. Pero, además de dar una sorpresa, la apuesta presidencial del Frente Amplio se consolidó como una tercera mayoría, detrás de Sebastián Piñera (36%) y Alejandro Guillier (22%), en una elección que parecía muerta en la última semana. Lugar en el mapa político que trae consigo la gran incógnita de qué hará en segunda vuelta. Un tema que había generado tensiones subterráneas al interior del FA, las que fueron rápidamente acalladas por el comando presidencial.


“Ahora tenemos gran parte del futuro de la segunda vuelta en nuestras manos y es algo que cambia la estructura que habíamos pensado”, agrega un alto dirigente del Frente Amplio. El 20% presidencial y la bancada de 20 diputados dejan en un pie inimaginado a esta fuerza, y las posturas que hablaban de negar rotundamente el apoyo a Guillier empiezan a desdibujarse en la interna.

Si hace dos semanas la mayoría de las fuerzas se había inclinado por rechazar el apoyo al actual senador por Antofagasta o guardar con mesura la marca de posición, a la espera de los resultados de la primera vuelta, hoy muchos ven con otros ojos la posibilidad de negociar respecto al programa, principalmente algunos puntos intransables, como la creación de un nuevo sistema de pensiones y la eliminación del Crédito con Aval del Estado, así lo recalcó la misma Beatriz Sánchez, quien dijo con fuerza que más de 1 millón 200 mil personas votaron por terminar con las AFP.

Con más de un 20% en la primera vuelta presidencial, Sánchez dejó atrás los vaticinios de las encuestas, que nunca le dieron más de un 15%. “Dónde está ese oráculo de la CEP, borrándonos del mapa, dónde están las otras encuestas que decían que estábamos fuera”, vociferó con fuerza la candidata frenteamplista, frente a cerca de mil personas que gritaban eufóricas, mientras hacían flamear las banderas verdes, lilas y rojinegras, aglomeradas frente al pequeño escenario que colindaba con calle Carmen.

Sánchez convocó a un gran diálogo a las bases frenteamplistas, para evitar la cocina y que entre diez personas se defina “qué se hará en el futuro”, pero fue clara al enfatizar que un nuevo Gobierno de Piñera no es parte del cambio que Chile está exigiendo. Una frase que a más de algún dirigente interno le olió a “un claro guiño a Guillier”, aunque desde el Frente Amplio intentan ponerle paños fríos a la discusión y aseguran que es un tema que debe ser estudiado con cuidado y con todos los miembros del FA.

Desde el Frente Amplio aseguran que la discusión “es difícil”. “Sería irresponsable armar una alianza aquí y ahora, en esta entrevista, pero creo que es evidente que hay que ser oposición a Sebastián Piñera, a la derecha chilena que ha armado este modelo que no ayuda a la felicidad”, señaló el diputado electo por el distrito 10, Gonzálo Winter (MA).

El ex asesor de Gabriel Boric agregó que “nosotros tenemos un programa muy claro, impulsaremos todos esos cambios sea como sea y, cuando haya personas de la Nueva Mayoría que estén de acuerdo con esos cambios, estaremos juntos”. Una discusión programática que, al parecer, marcará la pauta respecto al clivaje en segunda vuelta.

Para el analista político Andrés Cabrera es evidente que “el porcentaje de votación obtenido por la candidata del Frente Amplio aumenta su poder de negociación, lo cual también aumenta la presión interna en el naciente conglomerado de cara a la segunda vuelta”. Según Cabrera, el punto clave es la correlación de fuerzas internas “que se abre en este nuevo período a partir de los perfiles político-ideológicos de las candidaturas que han logrado ingresar al Parlamento”.

Clivaje que estaría marcado por la hegemonía de Revolución Democrática, que obtuvo 8 diputados y un puesto en el Senado. “En este sentido, habría una continuidad entre la conducción de los sectores que comandaron la campaña de Beatriz Sánchez, nucleada en torno a RD”, indica el analista.

A este factor se suma el hecho de que RD y el Partido Humanista serían los únicos partidos que lograrían mantenerse en la legalidad. Por un lado, el PH ha sido claro en su oposición al pacto con el actual oficialismo, una postura que aún no ha sida clarificada por RD, que había decidido hacer una consulta interna para definir el tema, aunque algunos sectores al interior de “los pantalones largos”, liderados principalmente por Javiera Parada, “han estado apuntalando desde siempre para pactar por Guillier”, sincera una fuente RD. Pugna que parece seguir abierta.

“Desde mi punto de vista, los próximos días son decisivos para observar cómo se va desplegando la nueva hegemonía al interior del Frente Amplio. Veremos si el FA es capaz de resistir las tendencias a la dispersión que presenta el tránsito que va de un sistema de partidos moderado con tendencia centrípeta (hacia el centro político) a un sistema de partidos, esta vez ya no moderado, sino polarizado con tendencia centrífuga (hacia los extremos) en el contexto de segunda vuelta”, sentenció Andrés Cabrera.

Una bancada socialdemócrata para el Frente Amplio

Las sorpresas no solo estuvieron en la presidencial, la bancada de 20 diputados que alcanzó el Frente Amplio “da para hacer cambios, no los radicales que quisiéramos, pero para marcar la agenda”, precisa un parlamentario electo. Además, señala que es una bancada inesperada y compuesta por diversas organizaciones del FA, aunque reconocen que deja fuera a la “expresión más dura de la izquierda”.

El FA logró doblar en tres distritos. En el N° 7, Quinta Costa, salieron electos Jorge Brito (RD) y Camila Rojas, ex presidenta de la Fech y militante de Izquierda Autónoma, quien en último momento superó al candidato del Movimiento Autonomista, Jorge Rauld. En el D8 salieron electos Claudia Mix, de Poder, y Pablo Vidal (RD), mientras que en el D 12 se eligió a la vicepresidenta del PH, Pamela Jiles, y uno de los principales dirigentes de RD, Miguel Crispi.

Por otra parte, en el D10 se vivió “una real hazaña”: Revolución Democrática logró la elección del diputado Giorgio Jackson, quien obtuvo la primera mayoría en el distrito, pero además se eligió a Natalia Castillo y Gonzalo Winter, militante de Movimiento Autonomista que firmó para legalizar a RD. En esta pasada quedó fuera, debido a la alta votación de Jackson, el polémico ex candidato presidencial Alberto Mayol, quien no consiguió alcanzar el 6% para ser electo. Junto con él, también quedó fuera Francisco Figueroa (IA).

El Partido Liberal logró dos diputados, Vlado Mirosevic, quien fue reelecto en D1, y Alejandro Bernales, del Distrito 26. Movimiento Autonomista obtuvo tres escaños para la Cámara Baja, Diego Ibáñez, Gonzalo Winter y el diputado en ejercicio Gabriel Boric, quien alcanzó una alta votación en el distrito de magallanes, yendo como independiente.

Por su parte, Revolución Democrática obtuvo la hegemonía de la bancada, con 8 diputados. Catalina Pérez, Jorge Brito, Pablo Vidal, Maite Orsini, Giorgio Jackson, Natalia Castillo, Miguel Crispi y Renato Garín.

Izquierda Libertaria llega al Parlamento con Gael Yeoman, Izquierda Autónoma con Camila Rojas, los ecologistas llevan a Féliz González y el Partido Humanista logró elegir al histórico Tomás Hirsch, además de Pamela Jiles y Raúl Alarcón (Florcita Motuda). Por último, Poder sacó electa a Claudia Mix, en el D8. Las fuerzas que quedaron sin representatividad son Igualdad, Sol, Nueva Democracia y Partido Pirata.

Para la analista electoral Camila Ríos, de Fundación Chile Movilizado –parte del FA–, “una de las enseñanzas que nos deja esta elección, es que aquellos distritos donde se concentró la votación de Beatriz Sánchez es donde el Frente Amplio tuvo listas más competitivas, más fuertes”. Por lo tanto, “el trabajo territorial que hicieron los candidatos a diputados y Cores sin duda se transfirieron a Beatriz”, sentencia.

Una “problemática” -para un sector del FA- que se observa tras el equilibrio de fuerzas que deja como gran vencedor a Revolución Democrática, seguido por Movimiento Autonomista, quien sólo obtuvo tres diputados, es el fortalecimiento de RD, ligado más a la “socialdemocracia”.

Para un sector el triunfo de esta fuerza responde a la “ganada de la línea al interior del FA”, consolidando la vía “bisagra” al interior de la fuerza emergente. “Finalmente lo que gana es RD, su fuerza en el comando y se consolida como un partido nuevo, pero con gran expectativa de crecimiento”, aseguran desde el FA. Esto a todas luces es “una ganada de RD” y la pérdida de “aquellos sectores que se cuadraron detrás de la candidatura de Alberto Mayol”, agregan. “finalmente, cuando se hablaba de qué es lo que quería la gente, bueno esto es lo que querían”, agregan desde RD.

Las nueve diputaciones, y el senador, Juan Ignacio Latorre, que logró ganar RD determina el peso político de esta fuerza, y junto con ello un posible “tope a la izquierdización del discurso y las propuestas del FA”. “La bisagra se consolida como tal, y se convierten en marginales a las organizaciones de izquierda sin parlamentarios”, agregan desde este sector. Una hegemonía de RD que marcará “el devenir de la segunda vuelta, pero también del futuro del proyecto frenteamplista”, sentencian desde la nueva bancada parlamentaria.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV