jueves, 15 de noviembre de 2018 Actualizado a las 12:52

PAÍS

Jaime Retamal en La Semana Política: "La diferencia entre el Piñera 1 y el Piñera 2 es José Antonio Kast”

por 12 septiembre, 2018

"Piñera dejó a los cómplices pasivos a un lado y derechizó el discurso", afirmó el analista político al evaluar la postura del Presidente en estos 45 años del golpe. A juicio de Retamal, en su columna y discurso el Mandatario “usa muy malas metáforas” y asegura que tiene el sello del “converso”, aludiendo al ex ghostwriter de Palacio y fugaz ministro de Culturas, Mauricio Rojas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una nueva edición de La Semana Política de El Mostrador, los panelistas Mirko Macari y Héctor Cossio conversaron con el analista Jaime Retamal, acerca del giro político del Presidente Sebastián Piñera en este 11 de septiembre, al cumplirse 45 años del Golpe Militar.

"Piñera dejó a los cómplices pasivos a un lado y derechizó el discurso", afirmó al comienzo de su intervención el analista y académico de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), apuntando a la columna publicada por el mandatario en El Mercurio, y su discurso tras la ceremonia ecuménica con la que el Gobierno conmemoró la emblemática fecha.

"La columna que publicó el Presidente tiene muchos matices: es el Piñera que se apodera del discurso de la Concertación, del discurso de la unidad. Es el Piñera que quiere hacer una lectura global de Chile y quiere un poco adueñarse de esa nueva transición política", señaló el analista.

Sin embargo, advierte, que "a mi modo de ver, lo hace muy mal. Usa muy malas metáforas. Capaz que haya sido el mismo señor (Mauricio) Rojas quien escribió la columna", aseveró Retamal, apuntando al “converso” ex ghostwriter del Mandatario y  fugaz ministro de Culturas, quien debió salir de su cargo a raíz de sus polémicos dichos sobre el Museo de la Memoria.

Retamal añadió que había expectativas respecto a lo que sería el discurso de Piñera en este aniversario número 45 del golpe, tomando en cuenta su inédita crítica a los “cómplices pasivos” de 2013. Aseguró que en es ta oportunidad se esperaba un Piñera más “social”, pero en definitiva el Mandatario optó por un giro hacia la derecha. A juicio del analista, la estrategia piñerista se explica por la presencia del ex UDI José Antonio Kast en el tablero electoral. “La diferencia entre el Piñera 1 y el Piñera 2 es "Kast", dijo, añadiendo que esta vez el Presidente tuvo un discurso que fue “menos (Alfredo) Moreno, más Kast”.

Para Macari, la columna del Mandatario "es una apuesta política. Así funciona la política... No hay estadistas pensando en la historia con 'H', entonces pasaron dos cosas entre el Piñera de los cómplices pasivos y el de ahora: la primera, es que Piñera estuvo en el sótano de las encuestas de su Gobierno, porque buena parte de la derecha dejó de apoyarlo, y la lectura para volver al poder implicaba hacer un mea culpa de eso, es decir, tienes que mantener unida a tu base de votantes, y eso significa mantener unidos a tus partidos", agregó.

La pregunta que queda en el ambiente, entonces, es "¿qué convicciones hay ahí?", preguntó el editor de El Mostrador, Héctor Cossio, en referencia a la forma en que el Presidente ha cambiado sus opiniones a lo largo de sus dos administraciones.

"No hay convicciones, esto se llama oportunismo", replicó Retamal, a lo que el asesor editorial de El Mostrador complementó: "Piñera no tiene convicciones profundas. Su convicción es ganar".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV