Miércoles, 27 de julio de 2016Actualizado a las 20:41

Nuevos antecedentes ya son investigados por la Fiscalía en el marco del Caso SQM

Los giros de la cuenta corriente personal de Martelli al administrador de La Moneda

por 10 septiembre 2015

Los giros de la cuenta corriente personal de Martelli al administrador de La Moneda
A través de su cuenta bancaria personal, el recaudador Giorgio Martelli giró $32.5 millones a Cristián Riquelme Urra entre marzo y agosto de 2013. Riquelme es el actual administrador de La Moneda, cargo de confianza de la Mandataria, y durante la última campaña presidencial fue el hombre de las platas en Somae, la sociedad que manejó los dineros del comando de Michelle Bachelet. La cuenta bancaria personal de Martelli también registra pagos a María Angélica Álvarez, Rodrigo Peñailillo, Gabriel Sepúlveda y a la sociedad Asesorías y Negocios, la misma que se utilizó como puente para allegar recursos del gran empresariado a la carrera electoral del oficialismo.

La calculadora que se utilice para sumar lo que se gastó en la precampaña de Michelle Bachelet deberá incorporar nuevas cifras. Hasta ahora se sabía de los pagos de la empresa Asesorías y Negocios, propiedad de Giorgio Martelli, a más de 20 personeros de la Nueva Mayoría que prepararon el regreso de la Mandataria a Chile. Pero la investigación de la Fiscalía ya maneja nuevos antecedentes.

Los fiscales hasta ahora habían logrado recabar que la plata con que se pagaba a los cuadros políticos del bacheletismo venía de grandes empresas como SQM, Copec y Arauco, y que las rectificaciones que estas firmas hicieron ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) daban cuenta que se trató de pagos por trabajos fantasmas. Los que, si bien pudieron haberse presentado, no sirvieron para nada más que justificar los aportes a la campaña política.

Pero no es lo único. En poder del Ministerio Público está el detalle de los giros realizados por Giorgio Martelli desde su cuenta bancaria personal entre enero de 2011 y diciembre de 2014. Esas transacciones revelan nuevos antecedentes y engordan las sumas que el recaudador de campañas políticas pagó a las principales figuras del comando de Bachelet.

El primer pago hecho por Martelli a alguien vinculado a la precampaña oficialista fue a Gabriel Sepúlveda –actual jefe de gabinete del ministro de Energía, Máximo Pacheco–, a quien el 10 de mayo de 2012 le giró $250 mil desde su cuenta corriente personal del Banco de Chile. Por la otra vía –pagos desde Asesorías y Negocios–, Sepúlveda totalizó transferencias por $27 millones.

Dos meses después, el 9 de julio del mismo año, vino el segundo pago, esta vez por $300 mil al ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien ha sido sindicado como uno de los dos operadores –el otro es Jorge Rosenblut–, que orquestaron la maquinaria de financiamiento de la precampaña. Al menos, según la versión que Martelli entregó a la Fiscalía.

Los pagos más onerosos los hizo el recaudador a Cristián Riquelme Urra, quien hasta ahora no figuraba en ningún listado recibiendo dineros irregulares de las empresas pagadoras. Según el detalle de la cuenta bancaria de Martelli, a la que El Mostrador tuvo acceso, este realizó ocho giros por un total de $32.5 millones a la cuenta del actual administrador de La Moneda.

El primer pago a la cuenta del funcionario de Gobierno se realizó el 11 de marzo de 2013 y fue por $3 millones. El 27 del mismo mes vino el segundo depósito, esta vez por $2.5 millones. Cinco días después, el 2 de abril, el monto llegó a $2 millones. El 10 y el 12 de abril dos giros adicionales por $5 millones cada uno. El 30 de mayo y el 14 y 16 de agosto los tres últimos pagos, todos por $5 millones.

En el comando presidencial que se formó cuando Bachelet retornó a Chile a fines de marzo de ese año, Riquelme ocupó el cargo de administrador de Somae, la empresa que se utilizó para manejar los recursos de la campaña.

El detalle de los giros de Martelli revelan los pagos que por esta vía se hizo a María Angélica Álvarez, la actual agregada de prensa en la Embajada de Chile en Italia, y quien es una de las amigas más cercana a la Presidenta Michelle Bachelet. La “Jupi”, como le dicen, recibió tres depósitos –dos el 20 de marzo de 2013 y uno el 2 de abril del mismo año–, por un total de $7 millones.

Ni Riquelme ni la “Jupi” están en la lista de pagos realizados por Asesorías y Negocios, la empresa que sirvió como caja recolectora de dineros entre las grandes empresas y pagadora de honorarios para quienes preparaban el retorno de Bachelet a Chile. A esa misma sociedad Martelli aparece girándole $7 millones en cinco depósitos entre septiembre de 2012 y marzo de 2013. El Mostrador se contactó con Giorgio Martelli y sus abogados para este artículo pero no obtuvo respuesta.

 Los pagos más onerosos los hizo el recaudador a Cristián Riquelme Urra, quien hasta ahora no figuraba en ningún listado recibiendo dineros irregulares de las empresas pagadoras. Según el detalle de la cuenta bancaria de Martelli, a la que El Mostrador tuvo acceso, este realizó ocho giros por un total de $32.5 millones a la cuenta del actual administrador de La Moneda.El primer pago a la cuenta del funcionario de Gobierno se realizó el 11 de marzo de 2013 y fue por $3 millones. El 27 del mismo mes vino el segundo depósito, esta vez por $2.5 millones. Cinco días después, el 2 de abril, el monto llegó a $2 millones. El 10 y el 12 de abril dos giros adicionales por $5 millones cada uno. El 30 de mayo y el 14 y 16 de agosto los tres últimos pagos, todos por $5 millones.

Otros pagos menores realizados desde la cuenta corriente del recaudador son a Freudenberg y Lufin Contadores Asociados Ltda., de Jorge Lufin, el contador de Asesorías y Negocios y hombre clave del Caso Caval, por $96.500. En el mismo listado aparecen pagos de Martelli a familiares, a colegios y a socios de su otra firma: Martelli y Asociados Limitada, a la que figura girándole $23 millones.

Todos los depósitos mencionados hasta ahora se hicieron desde la cuenta corriente del recaudador en el Banco de Chile a otras cuentas del mismo banco. Pero hay otro listado, el que incluye giros a cuentas registradas en otras casas comerciales. En ese segundo listado aparecen diversas transferencias a su pareja, María José Junco, a diversas corredoras de propiedades, al Partido Socialista –por $75.000 que correspondió a la entrada a una cena de recaudación durante las primarias presidenciales de 2013– y al estudio Álvarez & García Abogados, que es manejado por los juristas María José García Zaldainena y Juan Carlos Álvarez Domínguez.

Otro que figura recibiendo dinero es David Flores, el militante del PPD que está involucrado en la arista SQM del caso de las platas políticas, luego que un periodista lo acusara de triangular recursos en beneficio de la campaña de Carolina Tohá a la presidencia del partido. Martelli le depositó un total de $500.000 a su cuenta del Banco Estado en dos transferencias.

Llama la atención un pago por $40.000 a Viviana Pavone Ferrer, la socia del alcalde UDI de Colina, Mario Olavarría, en Consultores Integrados Limitada. Tanto el jefe comunal como su socia están en los listados de personas investigadas por el Ministerio Público. En el caso de Pavone, aparece recibiendo $10 millones irregulares desde SQM. En la cuenta bancaria de Martelli, la mujer figura con una sigla –“MCP”– y no con su nombre real. Es el único caso.

También aparece una transferencia por $57.000 a este medio, la que se realizó el 25 de junio de 2013 y que correspondió a pagos por un aviso legal.

Los cuestionamientos sobre el administrador de La Moneda

No es un nuevo en el cargo. En el primer Gobierno de Michelle Bachelet Cristián Riquelme Urra también fue administrador de Palacio. Un puesto de confianza cuya denominación oficial es de director administrativo de la Presidencia, por el que percibe el segundo sueldo más alto ($7.385.000), después de Bachelet.

Es cercano al ex ministro Rodrigo Peñailillo y uno de los pocos sobrevivientes de la G-90 en el Ejecutivo. En 2013 fue el encargado de administrar la campaña que llevó a Bachelet por segunda vez a la Presidencia. A Peñailillo lo conoce desde la educación media en el Liceo A-49 de Coronel, después coincidió con él en la Universidad del Bío-Bío y posteriormente compartieron hogar en Santiago, según Ciper. Ambos participaron también en la compra de un terreno por $380 millones en Peñalolén durante la precampaña de Bachelet.

Estos pagos no eran conocidos hasta ahora y cobran mayor relevancia si se tiene el antecedente de que el propio Riquelme estuvo a cargo de revisar con lupa las boletas del comando bacheletista, por ser el hombre de las finanzas. Lo anterior fue en marzo de este año, cuando la arista SQM aún estaba verde. Pareciera ser que Riquelme no revisó con extrema rigurosidad las boletas que efectuaron quienes participaron en el comando, ya que Rodrigo Peñailillo, el ex ministro Alberto Arenas y otros personeros de la G-90 caerían más tarde por los documentos emitidos a AyN, la empresa de Giorgio Martelli.

El Mostrador se contactó con Riquelme mediante su secretaria, con el objetivo de saber a qué corresponden las transferencias por $32 millones, sin embargo, no obtuvo respuesta hasta el cierre de este reportaje.

A todo lo anterior se suma el cuestionamiento que hay sobre Riquelme por su rol en el borrado de información del computador de Sebastián Dávalos, hijo de la Presidenta, en medio del Caso Caval. Cuando Dávalos renunció al Gobierno Riquelme tuvo en custodia el equipo por tres semanas, según indicó el jefe de informática de La Moneda, Luis Escalona, a la comisión investigadora del caso. Riquelme ayer asistió a la instancia, junto al vocero de Gobierno Marcelo Díaz, para entregar sus respectivas versiones de los hechos, pero la sesión fue secreta.

La semana pasada, el ministro Díaz apuntó a Riquelme como quien le había dicho que el “borrar” la información del equipo correspondía a parte del “protocolo”, lo que finalmente no resultó ser verídico. Pese a lo anterior, Díaz evitó abordar de quién depende Riquelme en La Moneda y tampoco dijo nada sobre si la situación amerita que se le pida la renuncia.

Una vez más, la “Jupi”

Es una de las amigas íntimas de Michelle Bachelet desde hace años. En el primer Gobierno de la Mandataria, María Angélica Álvarez fue su jefa de programación. Entre 2010 y 2013 fue de las pocas que tenía línea directa con Bachelet mientras Esta estuvo al frente de ONU-Mujeres. En paralelo, la 'Jupi' trabajó como coordinadora general de la Fundación Dialoga, la organización creada para difundir el “legado” del primer Gobierno de Bachelet. Por Dialoga pasaron varios actores que formaron parte del círculo de hierro de la Presidenta y que, a la par, emitieron boletas para AyN, la empresa de Martelli investigada por platas de SQM y el grupo Angelini.

Cuando arrancó el segundo Gobierno bacheletista, la 'Jupi' se fue a Roma como agregada cultural y de prensa en la codiciada embajada de Chile en Italia, que está bajo la dirección de Fernando Ayala, primo del Fiscal Metropolitano Oriente, Alberto Ayala, vínculo que une a este último con Rodrigo Peñailillo.

El Mostrador intentó sin éxito comunicarse con María Angélica Álvarez y con la embajada de Chile en Italia. La idea era poder aclarar los pagos por $7 millones que le realizó Martelli desde su cuenta personal.

Estos datos se suman a los que ya había aportado Martelli en su declaración y donde señaló que pagó un pasaje aéreo para Álvarez a Concepción, además de hacerlo para Robinson Pérez –también a Concepción– y Rodrigo Peñailillo –a New York–. “Los otros dos pasajes, según recuerdo, me los solicitó María Angélica Álvarez. Supongo que el motivo del viaje tiene relación con el trabajo con la organización juvenil Sentidos Comunes”, dijo Martelli, en referencia al proyecto que la Fundación enfocó en la juventud.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes